Los emblemáticos Caroll

Lo admitimos, sentimos cierta ternura por estas piezas fetiches que demuestran la calidad
y el estilo de Caroll y que nos acompañan desde siempre.
Este punto que te mima, estos pantalones que delinean tus curvas, estos trajes y abrigos que aportan estilo... cada temporada, los reinterpretamos con pasión para ti.
¡A redescubrir sin parar!
Estas piezas maestras que han hecho posible nuestro éxito desde siempre.

La ropa de trabajo tiene aspecto de traje

Siempre nos ha gustado crear para ti colecciones de piezas con las caídas más perfectas, los materiales más hermosos y los acabados de mayor calidad.

En pocas palabras, todo lo que suponga una diferencia y otorgue a tu look la elegancia esperada.

El punto te mima con pasión desde 1963

¡Pues sí, Caroll dio sus primeros pasos a principios de los 60 con el punto!
No es coincidencia que conozcamos todos sus secretos y le tengamos tanto aprecio.

Juegos de punto inéditos, detalles de fantasía, formas de gran tamaño, hilos de una delicadeza incomparable, colores suaves y deliciosos... todo, para ofrecerte nuestras mejores puntadas.

Abrigos y gabardinas, estilo, ¡cómo nos gustáis!

En Caroll somos auténticos expertos en temas de abrigos, y sabemos proporcionarte un estilo único para traerte piezas elegantes, con una mezcla perfecta entre chic y actual.

La diferencia reside también en el cuidado que tenemos a la hora de elegir materiales de calidad y acabados agradables.

¡Porque un abrigo bonito se ve desde lejos!

El pantalón realza el cuerpo de las mujeres

Diseñar tus pantalones ideales forma parte de nuestros conocimientos. Morfología, ajuste, longitud...

Todo está pensado para ofrecerte la gama más completa y los mejores estilos.

La camisa de seda

Una prenda de firma con un look siempre chic, la camisa de seda es una parte esencial de nuestro vestuario femenino.

Cuellos renovados, bolsillos de solapas, botones y acabados especialmente cuidados, se reinventa para estar siempre lo más cerca posible de las tendencias de la moda, tanto para la noche como para el día.